sábado, 22 de diciembre de 2012

Mario Monti dimite dejando para el domingo la respuesta a su posible candidatura para volver a gobernar en Italia.



Tras aprobar los presupuestos para 2013 y celebrar el último Consejo de Ministros de la legislatura, «Il professore» presenta su renuncia ante el presidente Napolitano.
El jefe del Gobierno tecnócrata italiano, Mario Monti, ha presentado este viernes su dimisión como primer ministro ante el presidente, Giorgio Napolitano, en una reunión en el Palacio del Quirinal. Una vez aprobados los presupuestos generales de 2013 por el Parlamento y tras celebrar su último Consejo de Ministros de la legislatura, Monti ha cumplido una formalidad que a mediodía se había anunciado para después del voto en la Camára.

El primer ministro, que llegó al poder en noviembre de 2011 tras la dimisión de Silvio Berlusconi en medio de las turbulencias de los mercados por la incertidumbre sobre las finanzas de Italia, debe decicir ahora si finalmente se presenta o no a las elecciones generales previstas para el próximo 24 de febrero, algo que anunciará previsiblemente el domingo en una rueda de prensa.

Monti había declarado con ironía esta mañana, al término de la misa de Navidad, que su mandato ya había terminado aunque no se debía a la supuesta profecía maya sobre el fin del mundo. «Hace un año, este gobierno comenzaba a caminar. Hoy, en cambio, debemos terminar nuestro papel y no por culpa de la profecía maya», dijo a la prensa en el palacio Chigi, residencia del premier.

Monti confirmó que el domingo dará una rueda de prensa en la que se espera que aclare definitivamente si está dispuesto a presentarse como candidato a primer ministro en las próximas elecciones, previstas para febrero de 2013.

El exprimer ministro Silvio Berlusconi, que ha propuesto a Monti liderar una coalición de políticos moderados en los comicios, arremetió contra el todavía jefe de Gobierno porque ha «desaprovechado» la legislatura. «El presidente Napolitano tiene razón; con el Gobierno de los técnicos había una posibilidad de tener mayoría para aprobar una reforma constitucional pero ha descartado proponerla», explicó, antes de arremeter contra Monti porque no le ha hecho «ni una llamada».




Artículo del ABC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada