sábado, 22 de diciembre de 2012

Blanco pretende encabezar el Partido Socialista Gallego.


El ex-ministro rompe su ambigüedad tras postularse Besteiro como candidato la semana pasada.


Tras meses y meses de ambigüedad calculada, José Blanco mostró ayer por primera vez sus aspiraciones a jugar un papel decisivo en el futuro de un PSdeG a la búsqueda de líder. El exministro de Fomento no lanzó de modo expreso su candidatura e incluso aseguró que en estos momentos no está pensando en asumir la secretaría general del partido. Pero dejó varios mensajes inequívocos sobre sus planes. Blanco aseguró que “tiene un proyecto para el país” y que su propósito no es enfrentarse a “Besteiro o a Caamaño sino a Feijóo”.

De momento, el futuro del socialismo gallego tras su deblace del 21-0 se cuece en Lugo. De allí ha salido el primer aspirante declarado a liderar el partido, el actual presidente de la Diputación, José Ramón Gómez Besteiro, que mostró sus cartas la pasada semana en un acto ante un millar de militantes de la provincia. Y tras la salida a escena de Besteiro, el exministro de Fomento y anterior vicesecretario general del PSOE destapó ayer, también en Lugo, lo que era un secreto a voces en el partido desde hace tiempo.
En su condición de diputado por Lugo, Blanco, junto al senador Ricardo Varela, había convocado a la prensa para ofrecer un duro balance del primer año de Gobierno de Rajoy en la provincia. Pero el interés de los periodistas se centró en la batalla interna del PSdeG y en la imputación judicial de Blanco dentro del caso Campeón, su principal obstáculo para meterse de lleno en la pugna. El exministro no rehuyó la cuestión y, sin atacar a ninguno de los demás posibles aspirantes, proclamó que su intención es enfrentarse a Feijóo.

Blanco y Besteiro, hasta hace poco estrechos aliados, se han distanciado un tanto tras tomar la iniciativa el segundo. Pero el exministro evitó ayer cualquier crítica y señaló que él estaría dispuesto a contar en la dirección del partido con el actual presidente de la Diputación. “Ha adoptado una posición, no sabemos si definitiva, que yo la respeto”, apuntó Blanco. “Llegado el momento tendremos que hablar, porque en todo caso somos personas compatibles, que podemos sumar, que podemos conducir juntos mucho mejor al partido socialista en el objetivo que ambos compartimos, que es ser mayoritario en Galicia”. Con todo, Blanco insistió en que estos momentos no está pensando en la secretaría general del PSdeG, que debería elegirse en un congreso a celebrar en alguna fecha todavía inconcreta del próximo año, sino en construir una alternativa al PP. “Lo que debe ser la prioridad del partido socialista de Galicia es trabajar en un proyecto de cambio para que el partido vuelva a ser un reflejo de la sociedad. Y el objetivo no es ganar dentro, sino sumar dentro ideas y personas para poder ganar fuera”.

Los abogados de Blanco presentaron el pasado jueves un escrito en el Tribunal Supremo en el que piden el archivo de la causa contra él y acusan a la policía —que realizó un informe que arroja sospechas sobre la compra de su casa en Madrid— de investigarle sin permiso del juez. El exministro insistió en que el proceso judicial no afecta a su papel en el proceso abierto en el PSdeG y expresó una vez más su confianza en que se archivará: “Tengo la conciencia tranquila, y a lo largo de este año no ha habido nada en la fase de instrucción que probara la falsedad de las imputaciones realizadas por Dorribo [Jorge, empresario y principal imputado]”.




Fuente: El País

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada