domingo, 9 de diciembre de 2012

Brad Pitt en la cuerda floja.


El fracaso en la taquilla USA de «Mátalos suavemente» y las pobres expectativas de «Guerra Mundial Z» amenazan su buena estrella.





Aunque sigue acaparando flashes, titulares de la prensa rosa y algún que otro escándalo de largo recorrido y corto alcance, es opinión generalizada en los mentideros de Hollywood que el declive en la carrera de Brad Pitt empieza a ser preocupante. De momento, tampoco llega al extremo de que se encienda la luz roja, pero sí podríamos decir que se encuentra en un inquietante ámbar. Sin ir más lejos, esta semana se confirmó el fracaso en la taquilla estadounidense de su último estreno, «Mátalos suavemente», con un tibio sexto lugar en el top 10, y sin llegar a los cinco millones de euros de recaudación. La productora se escudó con el dato de que la película es de bajo presupuesto (unos 15 millones de euros), pero, tratándose de Brad Pitt, el resultado es casi ridículo. Sobre todo, teniendo en cuenta que la calidad del filme es bastante discutible, como tuvimos la ocasión de comprobar en nuestras pantallas, pues se estrenó en España el 21 de septiembre.


Peor pintan las cosas en el siguiente proyecto del compañero de Angelina Jolie: «Guerra Mundial Z», una superproducción (esta sí) valorada en unos 150 millones de euros, aportados porParamount y Plan B, la productora del propio Pitt. Tras un rodaje bastante turbulento y problemático debido a que el director Marc Forster no se apañaba mucho con los efectos especiales (y eso que rodó la penúltima de James Bond), el flamante primer tráiler de la historia (otra de zombis con un «héroe anónimo -adivinen quién- enfrentándose a los monstruos mientras intenta salvar a su familia)destripa más de lo debido a lo largo de sus dos minutos y medio de duración, lo que para algunos es sinónimo de que la productora ha tirado la toalla antes de tiempo (su estreno, previsto para el pasado marzo, se pospuso hasta el verano de 2013, dato también revelador).


Lo cierto es que Pitt lleva sin levantar cabeza desde que rodó con Tarantino el inesperado bombazo «Malditos bastardos». La no demasiado vibrante «Moneyball» fue nominada a media docena de Oscar sin llevarse ninguno (y rindiendo discretamente en taquilla), y la pedante, aunque por momentos fascinante, «El árbol de la vida»(cero estatuillas de tres posibles) solo recaudó 25 millones de euros para un presupuesto de casi el doble. Esperemos que con sus próximos proyectos «12 Years a Slave», el nuevo filme de Steve McQueen (director de «Shame»), y «The Counselor», la última de Ridley Scott, el bueno de Brad tenga mejor suerte. Si no, siempre le quedará el diseño de muebles.






Artículo del ABC

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada