jueves, 6 de diciembre de 2012

¿Por qué ponemos un árbol adornado en Navidad?

Aquí os explicamos porque ponemos en nuestras casas un árbol adornado en tales fechas, una breve explicación y muy curiosa de el por qué de tal tradición.



Cuando los primeros cristianos llegaron al norte de Europa, descubrieron que sus habitantes celebraban el nacimiento de Frey, (dios del Sol y la fertilidad), adornando un árbol de hoja perenne, en la fecha próxima a la Navidad cristiana. Este árbol simbolizaba al árbol del Universo, (llamado Yggdrasil), en cuya copa estaba Asgard (la morada de los dioses) y el Valhalla (el palacio de Odín); y en las raíces más profundas estaba Helheim (el reino de los muertos). Posteriormente con la evangelización de esos pueblos, los conversos tomaron la idea del árbol, para celebrar el nacimiento de Cristo, pero cambiándole totalmente el significado.

Se dice que San Bonifacio (680-754), evangelizador de Alemania, tomó un hacha y cortó un árbol que representaba al Yggdrasil, y en su lugar plantó un pino, que por ser perenne, simbolizó el amor de Dios, adornándolo con manzanas y velas. Las manzanas simbolizaban el pecado original y las tentaciones, mientras que las velas representaban la luz de Jesucristo como luz del mundo. Conforme pasó el tiempo, las manzanas y las luces, se transformaron en esferas y otros adornos.


Después se agregó la tradición de poner regalos para los niños bajo el árbol, enviados por los Reyes Magos, Olentzero (carbonero mitológico que deja los regalos debajo del árbol en el País Vasco y Navarra) o Papá Noel dependiendo la leyenda de la región donde se encuentre.


Fuente: Ignacio Villa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada