viernes, 30 de noviembre de 2012

2012: ¿El año del fin del mundo?.

¿Quién no ha oído hablar de alguna profecía sobre el fin del mundo?




En el caso de las profecías mayas, podría referirse a la desaparición de la vida en el planeta y con ello a la llegada del fin del mundo, o también podría referirse a un “gran cambio” que va a transformar profundamente la percepción del mundo actual. Es una gran incógnita que descubriremos el 21 de diciembre de 2012, dentro de menos de un mes. 
Tal vez, esta profecía quede en nada como ha pasado muchas otras veces, algo bajo mi humilde opinión, bastante probable.

No es la primera vez que los seres humanos hemos pensado que el mundo se iba a terminar en una fecha “clave”. Estas apocalípticas profecías pueden ser hipótesis, profecías religiosas o mitológicas; el ser humano desde sus inicios se ha encargado de pensar en un final, un momento en el tiempo en el que todo se termina, la humanidad desaparece para siempre.


Os voy a hablar de la palabreja “escatología”, un término con doble significado, uno de ellos relacionado con los excrementos que no nos es relevante para esta noticia, y el otro significado del que ahora hablaremos sí que nos va a ayudar. 
En relación con el fin del mundo, escatología es un conjunto de creencias referentes al fin de los tiempos.


Imagen del Dios Visnú

Cada religión tiene su propia visión escatológica. Por ejemplo, para la religión budista, se producirá una decadencia y regresará Buda para renacer e iniciar una nueva época de paz y esperanza. La escatología hindú nos indica que existe una destrucción de todos los universos cuando Visnú los “aspira”. 

Quizás el nombre de Visnú no os suene, pero si os digo que se trata de uno de los dioses más importante del hinduismo, que se representa de color azul y con cuatro brazos, puede que os suene un poco más. 
Estas profecías sobre el fin del mundo se repiten en el Islam, Judaísmo, Cristianismo o en religiones nórdicas con cada una de sus particularidades.







También encontramos una serie de hipótesis sobre lo que podría provocar el fin del mundo:


· La existencia de una gran pandemia global.

· Inundaciones masivas de basalto o la erupción de un “súper volcán”.

· Ataques de rayos gamma u otra devastadora explosión de radiación cósmica.

· Que se produjera una brusca reorientación del eje de rotación de la Tierra.

· Un drástico aumento de la intensidad del Sol.

· El impacto causado por la colisión de un gran meteorito, asteroide o cometa 


  contra la Tierra. 

· La presencia de un agujero negro en el Sistema Solar.

· Una excepcional catástrofe causada por un “hiperciclón”.

· El paso del sistema solar a través de una nube de polvo cósmico.

· Una enorme tormenta solar. 





En los años 1000 y 2000 se había pensado que el mundo acabaría extinguiéndose o que al menos algo muy trascendental iba a ocurrir. No sucedió nada.

En el año 2012, una profecía de origen maya también augura un presagio que puede hacer terminar o cambiar el mundo que conocemos hoy.

¿Y si no sucede nada? …Ya inventarán otra nueva profecía sobre el fin del mundo como siempre se ha hecho.


¿Y si es cierto que el mundo llegará a su fin el día 21 de diciembre?.

Este artículo dejará de existir o parecerá no haber existido nunca y nadie podrá crear otra entrada en el blog para poder hablar sobre el post-apocalipsis, ya que un servidor, tu, el, ella, ellos/as, vosotros/as, nosotros/as ya no formaremos parte de este mundo. Todo es creer o no creer.




Fuente: Raúl Bonilla

4 comentarios:

  1. Raúl, qué final tan profundo!

    ResponderEliminar
  2. buen articulo, nos vemos en el 2013 jejej..

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que lo que pasará será que nombrarán a un Papa negro.

    ResponderEliminar