sábado, 1 de diciembre de 2012

Animales curiosos.

Los Geckos.

El gecko es un tipo de lagartija, pero más pequeña. Este género tiene otras especies, pero la gran mayoría tiene casi las mismas características. Son pequeños y con una cola en forma de hoja. Uno de ellos es conocido como gecko cola de hoja o Uroplatus phantasticus.

Un gecko tiene un promedio de 15 cm de largo. Es una especie experta en camuflaje que vive en las Isla de Madagascar. Estos reptiles tienen costumbres nocturnas, se alimentan de insectos (grillos, mariposas, etc) y residen en los lugares lluviosos. Logra moverse entre los árboles con gran habilidad. No sólo es un experto imitador, si no que pude cambiar su cuerpo a voluntad, todo esto para espantar a sus depredadores.


Aunque es un maestro del camuflaje y experto en salir airoso del peligro, su hábitat se ha visto amenazada, por la deforestación y el comercio de mascotas. Además, estudios científicos indican que estos animales sólo puede vivir en zonas específicas, si tienen un cambio de clima podrían morir. Así que ha cuidarlos mucho.


El Escorpión Emperador Azul.

Esta especie es una derivación del Pandinus Imperator, con una mutación azul y se le ha denominado el Escorpión emperador azul africano. Fue descubierto en el 2006 en Atewa, Ghana. Mide aproximadamente 20 cm de largo.

Como otras clases de escorpiones, éste debería tener un veneno letal por su gran tamaño, en comparación de sus familiares, pero éste no es letal para humanos. Es más, los científicos han probado que puede ser usado como fármaco para controlar arritmias. Además, gracias a su pigmentación azul se están haciendo estudios para comprender la degeneración oxidativa de las proteínas en los ojos humanos (lo que produce la ceguera por cataratas) y así encontrarle una cura.



El Topo de nariz de estrella o estrellada. 

No ganaría un concurso de belleza. A este mamífero que habita en Norteamérica le ha tocado tener en la punta del hocico 22 tentáculos rosados y dotados de movimiento que le dan el aspecto de un monstruo alienígena de serie B. Con ellos puede descubrir el mundo y capturar lombrices, insectos y pequeños crustáceos, que son la base de su alimentación. Como otros topos, excava túneles, y es un buen nadador. En invierno, se dedica a dormir.



El gavial indio.


También conocido como cocodrilo del Ganjes, el gavial indio es una especie antiquísima y muy rara. Se distingue por un hocico muy delgado y prolongado adaptado a la pesca. Está al borde de la extinción. Anteriormente, se le cazaba para aprovechar su piel. En la actualidad, está amenazado por los pescadores y el crecimiento de la actividad fluvial, que han limitado el hábitat del gavial a escasas áreas silvestres. A estos peligros se une la construcción de diques y canales en los ríos.


Dragones del mar. 

Estas criaturas sacadas de un cuento de hadas intentan, como muchos otros animales, pasar inadvertidas. Su cuerpo parece estar formado por algas, hojas y ramas, un peculiar aspecto que le permite mimetizarse para evitar a los deprededores y sobrevivir. Sus movimientos son tan ligeros que puede pasar por un alga marina flotando en el mar. Es capaz de cambiar de color según el fondo marino. Una joya natural.

El tarsero fantasma. 

Es común verlos agarrados a los árboles de los bosques de Indonesia, Borneo y las islas Filipinas y Célebes. Sumamente pequeños, menores que una rata y con las patitas muy delgadas, es imposible no fijarse en sus gigantescos ojazos. Cada globo ocular mide 16 milímetros de diámetro, tan largo como su cerebro. Son solitarios y nocturnos, por lo que reciben el sobrenombre de fantasma, espectro o espíritu del bosque.

El aye-aye. 

Está en peligro de extinción por ser muy feo. Es del grupo de los lémures y el único superviviente de su familia, aunque su población decrece a un ritmo alarmante, en parte porque los habitantes de Madagascar, lugar donde habita, le consideran una criatura endemoniada y muy peligrosa. Creen que si apunta a una persona con su tercer dedo, ésta muere repentinamente y de modo horrible. Los conservacionistas luchan por preservarlo de una extinción prematura. De hábitos nocturnos, es rápido, un buen saltador y se alimenta de larvas.

El Chauliodus. 

Tiene una pinta terrible, y no es para menos, ya que es uno de los mayores depredadores de su hábitat. Como otros peces abisales, Chauliodus utilizan órganos bioluminescentes para cazar y atrapar presas en las profundidades cuando la luz solar no penetra en el fondo. Tienen luces en su cuerpo, localizadas en el vientre y en el final de una aleta para atraer presas.

Los lorinos o loris.

Estos primates habitan en los bosques de India y Sri Lanka y están amenzados por la pérdida de su hábitat. Por desgracia, también son víctimas de la superstición. Se cazan para uso de supuestos remedios para enfermedades oculares, y también como animal de laboratorio. Se alimenta de lagartijas, insectos, huevos, pequeños invertebrados y hojas. Destacan sus ojos y la falta de cola.

El almiquí paradójico o agouta.

Tiene un aspecto simpático, pero su mordisco es venenoso. Parecido a un ratón al que le ha crecido la nariz, quedan muy pocos ejemplares en la República Dominicana y Haití. Biólogos y científicos tratan de salvarlo, aunque no será fácil. Su nombre científico es Hispaniolan solenodon, porque es natural de la isla La Española. Es de los pocos mamíferos autóctonos de las islas del Caribe. Aunque es difícil de ver, porque tienes hábitos nocturnos y es muy rápido, los perros y gatos son sus principales enemigos.



Fuente: ABC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada