lunes, 26 de noviembre de 2012

Jaime Alguersuari, ofrece su visión tras el último gran premio




Una gran temporada sólo podía terminar con un final como el que vivimos ayer en Interlagos. Un circuito imprevisible. Unas condiciones misteriosas que convirtieron la carrera en una auténtica ruleta rusa. Los 13 puntos entre Vettel y Alonso quedaron ahogados bajo la lluvia y reducidos a sólo tres. Fernando luchó para llegar hasta Interlagos con vida y a punto estuvo de aprovechar la ocasión.

Y es que el Red Bull parece que no se rompe nunca. Ni siquiera tras ese toque con Bruno Senna en la curva tres, en la primera vuelta, donde Sebastian Vettel tuvo mucha suerte. Ese incidente fue clave en una gran permio que más pareció una ruleta rusa. Una de esas carreras donde puede pasar de todo, desde el milagro hasta el desastre en tan sólo un segundo. Por eso, lo importante para Fernando Alonso era permanecer siempre en pista, esperando un fallo, porque con tanta agua, con tan poca visibilidad y adherencia, los errores llegan con mucha facilidad.

El título supone la mejor recompensa para Red Bull, que a pesar de las apariencias, vivió un año complicado. Desde Melbourne sufrieron para encajar en la normativa su rompecabezas con los escapes. Tardaron tiempo en lograrlo, hasta mitad de temporada. Sin embargo, desde ese momento se volvieron inalcanzables. Mantuvieron la fiabilidad pese al problema con los alternadores. Lo que no cabe duda es que en cuanto a calidad y aerodinámica, la escudería austriaca sigue teniendo alas. Por eso son justos ganadores, porque tienen el mejor coche. Han ganado de manera limpia y hay que felicitarles.

Alonso no debe estar triste, porque vino con todo perdido y ha terminado a tres puntos. Un poco más y gana el Mundial. No ha sido una situación negativa. Ellos han sido los números uno. Tanto Fernando, como

, que se presentó en Australia a un segundo y medio de la 'pole'. Las cuatro primeras carreras las pasaron canutas para llegar a la Q3 hasta que lograron salvar esa distancia. Hay que felicitarlos.


Vettel ha hecho un buen trabajo y es justo campeón. No obstante, creo que el trabajo de Alonso ha sido mejor, porque se enfrentó a muchas más situaciones difíciles. Por eso creo que él ha sido el piloto del año. En cuanto a piloto y eficiencia el ha sido el mejor.

El cambio de reglamentación, con la subida de los escapes, ha convertido la F-1 en una competición mucho más igualada. En este 2012 hemos visto ocho ganadores distintos, incluido Williams, y el título se decidió en la última prueba. Por eso, en mi opinión hay que restringir los niveles aerodinámicos y técnicos, para ver menos diferencia entre los coches. Es el camino a seguir.




Fuente: Jaime Alguersuari

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada