miércoles, 28 de noviembre de 2012

Cada tres segundos, el mundo pierde un niño

En un mundo en el que más de 1.000 millones de seres humanos padecen hambre y cada tres segundo un niño muere de inanición, cerca de un tercio de los alimentos que se producen cada año para el consumo humano —aproximadamente 1.300 millones de toneladas— se pierde o desperdicia, advierte un estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Según el estudio, los países industrializados y aquellos en desarrollo desperdician entre 630 y 670 millones de toneladas de alimentos. La cantidad que se pierde o desperdicia cada año equivale a más de la mitad de la cosecha mundial de cereales (2.300 millones de toneladas entre 2009-2010).

Si las pérdidas son más elevadas en los países en desarrollo, debido a la precariedad de las infraestructuras, bajo nivel tecnológico y la falta de inversiones en sistemas de producción alimentaria; el desperdicio de comida es un problema mayor en los países ricos, en la mayoría de los casos provocado tanto por los minoristas como por los consumidores que arrojan alimentos perfectamente comestibles a la basura.

Es decir, ese inmoral desperdicio per cápita de alimentos entre los consumidores es de 95 a 115 kilos anuales en Europa y Norteamérica, mientras un informe de 2008 de la ONU asegura que cada tres segundos muere un niño de hambre, es decir, cada minuto 20, cada hora 1.200, cada día 28.800, cada semana 201.600, cada mes 864.000, cada año 10.510.000 niños.

¿Pero quién es el responsable de esta cultura de la muerte? La única respuesta apunta al capitalismo salvaje, un sistema político impuesto que funciona a base de montañas de muertos y de opresión, los hechos así lo señalan.

Ved el vídeo, no salen imágenes fuertes en cuanto a la sensibilidad ni nada, pero si os fijáis bien en su significado... Éste coro dejó a su audiencia sin saber que hacer tras la actuación.






Fuente: noticiasERB, Francisco José Cabeza

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada